Fauna de gimnasio (II)

A continuación, la II entrega de la aclamada serie “Fauna de gimnasio” con los especímenes más típicos que se pueden encontrar en un gimnasio cualquiera.

La larva: adolescente que se apunta por primera vez a un gimnasio, está a medio formar y aún no ha pegado el estirón pero quiere ponerse como Schwarzenegger (Chuache para los amigos). Van de un lado para otro sin saber que hacer de modo similar al novato pero con la espalda más encorvada.

Aquaman: es normal sudar haciendo algún ejercicio, pero lo de estas personas no es humano. Los reconocerás por el charco que se forma a su alrededor, sobre todo si la actividad es spinning. No suelen usar desodorante ni toalla.

sudorEl “flipao”: ponen pesos excesivos en los ejercicios pero luego no son capaces de hacer ni una repetición sin ayuda. El que más sufre con estos sujetos es que el amigo que les ayuda a levantar el peso.

El gordifuerte: personas que confunden la grasa con el músculo, no se acercan a nada aeróbico ni así les maten. Suelen andar con los brazos algo separados del cuerpo, como un vaquero antes de disparar pero con forma de cruasán. Recuerda, que no te quepa una camiseta no significa que estés cuadrado.

cruasanMimos: suelen estar más perdidos que Punset en Telencinco, se pasean por todo el gimnasio esperando que alguien haga un ejercicio que les resulte atractivo para, inmediatamente, ponerse a hacer lo mismo. No tienen rutina fija, cada día es una aventura.

Los monitores: hay distintos tipos de monitores, desde el que pasa de todo y eres invisible para él a no ser que tengas dos tetas, el ninja que por más que lo busques nunca lo vas a encontrar, hasta el más raro, el que te ayuda para que hagas los ejercicios bien y no te lesiones.

El mirón: bastante común en todos los gimnasios, su objetivo principal no es ganar músculo ni perder grasa, es ver cuantas más tías buenas mejor. Tienen la curiosa habilidad de poder mirar para un sitio y a la vez estar diseccionando a la muchacha de turno cual Terminator, los más expertos pueden incluso girar la cabeza 180º para no perderse ni un detalle. No dudarán en estar horas haciendo el mismo ejercicio si la vista es buena y su sueño siempre será apuntarse a clases colectivas femeninas (aeróbic o derivados).

mironSi hay mirones significa que, efectivamente, las mujeres también van al gimnasio. A continuación se resumen las más habituales:

La chica: hay gimnasios donde las chicas que van se pueden contar con los dedos de una mano. Cuando alguna de estas insensatas aparece es objeto de todas las miradas y conversaciones, siendo el momento más esperado por los clientes. No suelen durar más de 1 mes.

alone in the darkLa siliconada: asidua al botox y a la silicona que va al gimnasio no solamente para hacer ejercicio, sino también para que la miren, siempre hacen los mismo: sentadillas y ejercicios para abductores.

La hiperactiva: suelen ser chicas (puede haber algún chico, hay gente para todo) con el cuerpo excesivamente delgado y fibroso cual insecto palo, por norma general dan varias clases seguidas, normalmente de spinning y pedalean como si les fuera la vida en ello mientras todo el mundo se pregunta por qué hacen tanto ejercicio si no les hace falta.

insecto paloLas amigas: se apuntan al gimnasio de dos en dos y suelen durar 1-2 meses, se pasan el día en la cinta o en la bicicleta sin parar de marujear.

¿Y tú, en qué tipo de espécimen eres?

Otros volúmenes de la colección:

Fauna de gimnasio (I)

Anuncios

Acerca de avanceintermitente

Hola
Esta entrada fue publicada en Gente y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s